Carlos Sadness desplegó su metafísica lunática en el “Itineraria Fest” de Albacete

El sábado 8 de agosto acudimos a La Caseta de Los Jardinillos (Albacete) para disfrutar del directo de Carlos Sadness. Tras cuatro años sin actuar en el Nueva York de la Mancha, eran muchas las ganas de su directo galactropical.

Encontramos este imperdible concierto dentro de la programación del ciclo de eventos “Itineraria Fest”, en el que la organización ha dado un importante peso a la música indie programando otros conciertos de artistas reconocidos en el gremio como como Coque Malla (23 de agosto), León Benavente (4 de septiembre) o Miss Caffeina (5 de septiembre).

Solo por esto la organización nos tenía ganados, por no hablar de la maravillosa seguridad que encontramos en el recinto. Dentro de él pudimos guardar la distancia de seguridad en todo momento, además de llevar la obligatoria mascarilla. Además, antes del concierto la metafísica lunática de Carlos Sadness hizo de las suyas regalándonos una ligera lluvia que refrescó el ambiente y las ganas del público para afrontar la actuación. Por no hablar de su invitación al camerino, donde el artista y sus músicos nos recibieron con los brazos abiertos. Así, desde la cercanía que nos permite la distancia social, pudimos charlar con el artista comprobando su siempre cariñoso trato.

Bajo el cielo de Albacete, aguardaba un recinto casi lleno y deseoso de recibir al cantante e ilustrador barcelonés. Entonces, el público albaceteño arropó entre vítores y aplausos al cantante, acompañado de Jordi Bastida y Marc Sospedra a las guitarras. Tras la bienvenida oficializada por el propio Sadness, llegó el momento de repasar ampliamente su repertorio tocando temas de todos sus discos.

Tras un breve repaso por su primer álbum Ciencias Celestes (2012), el testigo pasó a su segundo disco, “La Idea Salvaje” (2015). Con la magia que se genera en la atmósfera de los conciertos con tintes acústicos, paseamos por el espacio apagando las luces del universo al ritmo de “Perseide” y recordando lo infinitamente bailable que es “Qué electricidad”, un momento muy esperado por los asistentes.

Sin apenas darnos cuenta, pusimos rumbo a 2018 repasando más detenidamente su tercer álbum, “Diferentes tipos de luz”. Desde él, cantamos a los cuatro vientos temas eternos como “Física Moderna” y verdaderamente vibrantes  como “Te quiero un poco”. También hubo hueco para algunas colaboraciones como “Amor papaya”, la sensual declaración entre piel de albaricoque y pecas de sandía.

Sin duda, el verdadero protagonismo se lo llevó su último disco “Tropical Jesus” (2020), sonando por primera vez en Albacete. Algo que agradecimos, ya que estábamos deseando disfrutar de sus temas recién lanzados tras cuatro años sin verle por Albacete. Tal vez él no lo esperaba, pero el público ya venía con sus nuevos temas aprendidos y no falló cantando las letras de “Chocolate y nata”, “Muerte súbita de un caimán”, “Todo estaba bien”, “Ahorita” para terminar llevándonos a su “Isla morenita”.

En consecuencia, los espectadores no dejaron de bailar y reír desde sus asientos con los comentarios del cantante entre canciones. Además, como broche final el artista barcelonés improvisó un inolvidable rap recordando los inicios de su carrera musical.

Como resumen, afirmamos que fue una noche para el recuerdo en la que Carlos Sadness se rodeó de un público responsable para regalarnos un concierto único. Pese a ser un concierto marcado por las necesarias medidas de seguridad, el artista hizo de esto algo secundario. En consecuencia, Sadness consiguió que la atención se centrara exclusivamente en lo verdaderamente importante: su música. Como colofón a una noche emocionante, la lluvia volvió a acompañarnos en últimos temas sin perjudicar el ritmo del concierto. Todo ello nos recordó que Carlos Sadness posee una energía galáctica que va mucho más allá de sus canciones.

REDES SOCIALES

¡No olvides seguir a Carlos Sadness en sus redes sociales!

Web     Twitter     Instagram     Facebook     Spotify     Youtube

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.