Crónica Festival Gigante 2017 parte 1: El Gigante se hace mayor

Dicen que no hay dos sin tres, pero en esta ocasión se podría decir más bien que no hay tres sin cuatro ya que, por cuarto año consecutivo, el Festival Gigante volvió a conquistar las pistas del Estadio Fuente de la Niña de Guadalajara. Después de tres exitosas ediciones, la organización del festival se enfrentaba al reto de mantener el nivel de los años anteriores que tantas buenas críticas le habían valido al festival… ¿Lo habrán conseguido?. Podéis comprobarlo por vosotros mismos en nuestra crónica:

Decididos a exprimir al máximo el festival, llegamos al recinto minutos antes de las 17:30 de la tarde para no perdernos ni un solo concierto. Nada más entrar al recinto, y tras recargar nuestras pulseras, pusimos rumbo al escenario Guadalajara para disfrutar de Juan Zelada, quien tras inaugurar el escenario principal en la edición del año 2014, repetía en esta tarea dos años después. Fueron pocos los valientes que decidieron echarse a la calle a pleno sol tan temprano, pero los que se atrevieron pudieron disfrutar de un concierto en el que Zelada y su banda se dejaron el alma en el escenario.

Paralelamente, daban comienzo también los conciertos en el escenario «Talento gigante», dedicado principalmente a bandas emergentes, con Beluga, los ganadores del concurso de talento de este año. De nuevo, muy pocos asistentes en esta actuación. Sin embargo, los chicos de Beluga, lejos de venirse abajo, optaron por aprovechar al máximo la experiencia que se les había brindado y la disfrutaron como si estuvieran tocando delante de miles de personas.

Tras ellos, nos fuimos a conocer el escenario gigante, siendo Julián Maeso el encargado de inaugurarlo en esta edición. Su directo fue todo un descubrimiento para nosotros, tanto que aún no podemos explicarnos cómo no lo habíamos conocido antes. Sus temas transmitían un buen rollo y un positivismo perfecto para disfrutar de la tarde de Guadalajara.

De vuelta en el escenario ‘talento gigante’, Fônal estaban contagiando a varias decenas de personas su particular estilo con tintes electrónicos que invitaba a bailar hasta desfallecer. Mientras tanto, la fiesta continuaba en los escenarios principales de la mano de Los Coronas. Poco queda por decir de esta banda. Con 26 años de carrera a sus espaldas, son los magos del surf-rock instrumental y amenizaron el atardecer de esta primera jornada de festival como nadie más podría haberlo hecho.

A medida que comenzaba a aumentar el número de asistentes dispuestos a llenar el recinto del festival, llegó el turno de Depedro, enfundado en un elegante traje, que dio una lección de clase y calidad en directo a todos los asistentes. Paralelamente, El imperio del perro defendía su rock con toques brit en el escenario secundario frente a los asistentes más ávidos de descubrir nuevas bandas en lugar de disfrutar de los artistas ya consagrados. Sin duda, esta será una de las bandas que dará muchas alegrías al mundo de la música en los próximos años, así que no deberíais perderle la pista… ¡luego no vengáis diciendo digáis que no os hemos avisado!

Cayó la noche en Guadalajara y con ella llegaron Niños Mutantes con uno de los conciertos más multitudinarios de la jornada. Los granadinos presentaron su nuevo trabajo, ‘Diez’ sin olvidar intercalar sus temas más conocidos como ‘Errante, ‘Hermana mía’ o ‘Todo va a cambiar’ entre los nuevos consiguiendo mantener al público asistente en una fiesta continua. Cuando quedaban pocos minutos para la finalización de su setlist, ya se comenzaba a ver un movimiento continuo de gente intentando coger el mejor sitio posible en el otro escenario principal, lo cual no fue más que un augurio de lo que se avecinaba.

Poco antes de las diez y media de la noche, Love of Lesbian saltaban a las tablas del escenario gigante frente a un recinto a rebosar. Durante algo más de hora y media, los barceloneses repasaron los temas de su último trabajo ‘El poeta Halley’ así como la mayoría de los temas más destacados de su extensa carrera con alguna que otra baja sonada como ‘Si tu me dices Ben, yo digo Affleck’. Durante su primera visita a Guadalajara, el grupo también tuvo tiempo para alguna que otra reivindicación a favor de la unión de todos los ciudadanos sin importar de dónde seamos.

Tras Love of Lesbian, hizo acto de presencia un artista que no estaba en cartel: el frío. Y es que, tras las calurosas primeras horas de festival, la temperatura descendió bruscamente  y pilló a casi todo el mundo por sorpresa. Menos mal que el siguiente grupo en saltar al escenario venía dispuesto a traernos todo el calor del sur. Fuel Fandango trajo su fusión al Festival Gigante, como es costumbre cargada de melodías electrónicas, ritmos muy españoles y con una Nita que decidió combatir el frío a ritmo de taconeo y mucho, mucho baile.

Cambio de tercio rotundo es el que tuvimos con el siguiente artista que se subió al escenario. Por primera vez en un festival, Alex O’Dogherty y su banda La Bizarrería inundaron el Gigante con su particular fiesta, con confeti y lluvia de billetes incluida, pero sobre todo con mucha, mucha música en directo. Su concierto realmente nos supo a poco y esperamos que su actuación en el festival Gigante sea solo el principio de un bonito romance de esta banda con los festivales.

Ya bien entrada la noche y con cada vez más frío, pero aún ante varios miles de personas llegó el turno de Shinova, una de esas bandas que desde hace tiempo están en boca de todo el mundo. Para nosotros iba a ser nuestro primer contacto con ellos en directo y con solo ver el comienzo de su concierto nos dimos cuenta de que esta banda en directo es puro espectáculo. El concierto dio comienzo con un prometedor vídeo tras lo que el cantante del grupo saltó al escenario enfundado en una bata de boxeador. Tras esto todo fue una sucesión de temas interpretados enérgicamente haciendo a todo el personal entrar en calor rápidamente.

Para terminar la primera jornada del festival, pasadas ya las 3 de la madrugada y luchando contra el cansancio tras casi 10 horas sin parar de bailar, disfrutamos de algunos temas de Embusteros. Un sonido muy fresco y contundente que de nuevo demuestra que las bandas emergentes vienen pisando fuerte y dispuestas a quedarse.

Y hasta aquí nuestro paso por la primera jornada de la cuarta edición del Festival Gigante, en lo que resultó ser un día cargado de grandes bandas nacionales y de jóvenes promesas que estamos seguros de que tendrán un papel importante en el futuro de nuestra música. Muy pronto podrás leer en Toma La Alternativa la crónica de la segunda y última jornada del festival.

Mientras tanto… ¡a seguir disfrutando de la música y nuestra web! 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.