Descubrimos «Los oficios del lobo»

Recientemente hemos tenido la oportunidad de disfrutar del nuevo disco de Carlos Piedra, del cual ya teníamos algún avance, con su single sacado antes de verano “Hombre sin conciencia” y con su posterior sencillo “Un día más en la tierra”, pero por fin podemos decir que tenemos en nuestras manos su álbum debut.

Conocido por su pasado grupo Nada Personal, ha decidido sacar este álbum en solitario, en el que no ha perdido su esencia pop, y le da un nuevo aire como cantautor con el toque indie que le caracteriza.

En su nuevo trabajo nos encontramos con una estética llamativa y con mucha fuerza, además de contar con la colaboración y arreglos de Alex Olmedo.

Si  aún no lo conoces, te invitamos a que te pongas comod@ y continúes leyendo, porque vamos a dar un repaso a su nuevo disco Los Oficios del Lobo.

En general, todo el disco tiene un toque íntimo en el que Carlos nos cuenta, de una forma cercana acompañado solamente de una guitarra, toda clase de sentimientos, con unas letras especialmente cuidadas, que nos hablan de pensamientos y emociones sin tapujos y sin rodeos.

En su nuevo trabajo en solitario, se atreve a hablarnos del amor de una forma más realista, sin idealizaciones, pero sin dejar de tener la connotación del amor romántico, como en “Un día más en la tierra”.

Pero no solo de canciones románticas trata el disco, hay toques de denuncia social en la que presenta de una forma cruda, una sociedad que nos ha tocado vivir, como en el tema “Impunidad”, donde presenta una realidad de la cual que estamos hartos de escuchar todos los días en los medios de comunicación, pero no es la única a lo que denuncia de la actualidad se refiere “Cazador cazado”, propone una visión de las grandes diferencias que existen en la sociedad.

Enfocándonos en el primer sencillo, tenemos “Hombre sin conciencia”, en donde sus letras ahondan en una reflexión sobre la valoración de lo que se tiene, y plantea una perspectiva distinta de lo que a veces hemos perdido y de lo que la propia conciencia dicta.

Por último y no por ello menos importante, “Sin dejar de ser tu” es la canción más íntima y cercana, que pone un broche de oro a un gran álbum, conseguido y logrado, que invita a repetirlo una y otra vez sin resultar cargante, monótono o aburrido.

En general el álbum no nos ha decepcionado, supera con creces el aprobado, dejándonos con un muy buen sabor de boca, y sobre todo, con unas ganas inmensas de ver a Carlos en directo interpretando, guitarra en mano, estas canciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.