SanSan 2021: La lluvia no pudo con la edición más atípica pero más emotiva

Los sansaners echábamos de menos ese gusanillo al escuchar los primeros acordes de una canción bajo el cielo de Benicàssim. Se dice pronto, pero esto es algo que no ocurría desde marzo del año 2018. Allá por entonces, se celebraba la quinta edición del SanSan, al que hemos ido viendo crecer año a año –y Semana Santa a Semana Santa, más concretamente-. Asimismo, también vivimos cómo dejaba atrás su Gandía natal para instalarse cómodamente en el recinto de festivales de Benicàssim. Justo allí hemos vuelto una edición más, la tercera ya hasta la fecha en esta ubicación.

Sin ninguna duda, ésta era la edición de los valientes. Los más fieles seguidores de este festival veníamos de recibir dos cancelaciones seguidas en los dos años anteriores, en 2019 por condiciones meteorológicas adversas y en 2020 por la situación de crisis sanitaria. De hecho, no fuimos pocos los que recibimos aquella primera cancelación del festival in situ, viéndonos obligados a pasar nuestras vacaciones de semana santa en un Benicàssim casi desangelado donde la música había dejado paso al sonido del fuerte golpeteo de las gotas de lluvia contra los cristales.

Nunca olvidaremos aquella dolorosa cancelación, que a buen seguro podría haberse hecho de otra manera pensando más en el público. Sin embargo, el corazón de los sansaners volvió a recobrar la ilusión al confirmarse que esta edición sería realidad. Así, la producción de esta edición ha corrido a cargo de Sonde3 Producciones.

Indudablemente, este cambio en las filas de la organización trajo consigo un soplo de aire fresco para el SanSan Festival. Tras el duro golpe que supuso para sus organizadores tener que posponer su estreno al frente, lo más fácil habría sido venirse abajo. Sin embargo, este equipo sacó fuerzas para preparar de la mejor manera posible el SanSan 2021, una edición que estaba llamada a convertirse en el primer gran evento musical tras la pandemia del Covid-19.

De primeras, los promotores confirmaron un paso adelante para el mencionado festival, que aumentaba su capacidad total para recibir a una media de 20.000 asistentes cada día. Todo ello, lógicamente, bajo medidas de seguridad y sin sobrepasar el 40% del aforo señalado para el recinto. Así, al tratarse de un evento con libertad de movimiento, se recomendaba respetar la distancia social y obligaba a mantener la mascarilla puesta salvo para comer o beber.

Lo primero que nos encontramos al llegar al recinto fue la caseta en la que se canjeaban las entradas. En un principio era obligatorio presentar el pasaporte covid o una prueba PCR negativa, aunque confirmamos que este requisito se dejó de lado en algunos momentos en los que las colas comenzaban a amontonarse. Más tarde recibimos la pulsera, que tenía un toque añejo al ser aquella que estaba pensada para ser utilizada en la edición de 2020.

Así, ya estábamos listos para cruzar la entrada del SanSan Festival 2021: la edición más esperada hasta la fecha. Lógicamente, lo primero de todo era inspeccionar el territorio, que a priori resultaba amplio y realmente acogedor. Como era de esperar, en comparación con ediciones anteriores también había aumentado el número de baños, así como de foodtrucks y de barras para pedir bebida. En esto, el SanSan volvía a dar un firme paso al frente.

El escenario Calaverita, situado realmente cerca de la entrada, fue el encargado de dar el pistoletazo de salida al festival. Allí pudimos ver a unos emocionados Bad Ideas, que tiraron de garra para presentar sus temas en directo. Los cinco jóvenes de Castellón pusieron patas arriba la carpa, metiéndose en el bolsillo a los primeros asistentes. Este concierto se hizo corto, ya que apenas 45 minutos más tarde llegaba el momento de Chucho. Allí pudimos conocer el Escenario Benicàssim y el Escenario SanSan, ambos principales y situados pegado el uno al otro. En el primero de ellos se instalaron los albaceteños, que tiraron de sus éxitos para confirmar por qué es una de las bandas con mayor recorrido en el panorama musical actual. Fue así, a golpe de puro rock, como también presentaron en Benicàssim su último disco, “Corazón roto y brillante” (2020).

A medida que avanzaba dicho concierto, el escenario de al lado comenzaba a prepararse para recibir a Xoel López. Sin embargo, tocaba volver al Escenario Calaverita para disfrutar de Viajes Berlier en un concierto realmente potente de una de bandas más prometedoras del cartel. La banda, nacida en medio de una pandemia, bautizaba como “un recuerdo imborrable” su paso por el festival. A buen seguro los oyentes estarán de acuerdo, pues su mezcla de pop con sonidos ochenteros nos hizo vibrar.

Ya comenzaban a caer las primeras gotas sobre el recinto cuando salimos de la carpa con dirección al Escenario SanSan. Allí nos esperaba un Xoel López extasiado, que puso a saltar a los asistentes que cada vez iban siendo más. No faltaron canciones estrella como Lodo, pero sin duda fue electrizante dejarse alcanzar por el rayo de su último disco y terminar por todo lo alto abriéndole la jaula al Tigre de bengala.  Aunque aún era temprano, los presentes allí sabíamos que nos encontrábamos ante uno de los platos fuertes del festival. No era fácil emocionar a Xoel, convertido en uno de los artistas más consagrados de nuestra música, pero el público del SanSan lo consiguió con creces.

Sin tener apenas tiempo para reponernos, tocaba moverse al Escenario Benicàssim para recibir a Arco. La lluvia daba una tregua, como si el granadino hubiera hecho un pacto con ella a cambio de sus canciones. Como era de esperar, su increíble directo inundó de magia el recinto. Arco consiguió cosernos esas alas que nos permitían subir al cielo para seguir negociando con la temida lluvia. El de Loja, que en el presente año ha hecho debutado como escritor, es todo un poeta capaz de emocionarnos con sus delicadas letras y, a la vez, hacernos bailar con sus alegres melodías. Fue una pena no poder disfrutar al completo de su directo, pues su parte final coincidía con el debut de Karavana. Los sevillanos, como esperábamos, se hicieron dueños y señores de la carpa en la que se encontraba el Escenario Calaverita. Fue un gusto navegar entre sus guitarras sucias y letras cursis, que hechizaron a aquellos que todavía no les conocían.

Apenas pasaban unos minutos de las diez de la noche cuando los primeros acordes de Vetusta Morla resonaban en Benicàssim. Los de Tres Cantos siempre aparecen delicadamente, casi sin hacer demasiado ruido, pero es completamente imposible que pasen desapercibidos. Ya sabíamos que la hora y media de duración prevista para su concierto se quedaría corta, y no nos equivocábamos. Ellos han llegado hasta donde han llegado a base talento, eso está claro, pero sobre todo gracias a su amor por la música y a su filosofía de hacer las cosas a su manera. Esta filosofía les ha hecho pasar de las salas pequeñas y los conciertos con apenas una decena de personas a llenar estadios, e incluso a congregar a más de 20.000 personas delante de ellos que dejaron prácticamente vacío el resto del recinto para dedicarse en cuerpo y alma a los seis fantásticos. Y ellos solo pudieron corresponderles, confirmando que ya habían pasado Los días raros en los que tocaba hacerse el Valiente y ahora era el momento de celebrar la casi vuelta a la normalidad en un SanSan que ya estaba empezando a resultar épico.

Coincidiendo con el final del concierto tenía lugar la inauguración del escenario de electrónica, llamado “SanSan Club”. A lo largo de la noche, pasaron por él algunos artistas como Jaime del Valle, Ninhodelosrecaos, Rubén Thrax o Brian Cross. Mientras tanto, lamentábamos que el concierto de Mujeres en el Escenario Calaverita coincidiera prácticamente al completo con el final de Vetusta Morla y el comienzo del directo de Amaral.

Estos últimos, que comenzaron su directo bañados en colores oscuros, no tardaron en dar un Salto al color ante un público completamente entregado, que además de emocionarse con temas más recientes como Halconera, Mares igual que tú o Ruido también dejó sin palabras al dúo zaragozano al cantar al unísono algunos de sus grandes éxitos como El universo sobre mí, Cómo hablar o Marta, Sebas, Guille y los demás. No es de extrañar que más tarde en sus redes sociales se definieran su visita al SanSan como una “barbaridad”.

Apenas tuvimos unos minutos de tregua antes de dar comienzo el directo de Varry Brava en el escenario de al lado. Los murcianos, empapadicos de agua –al igual que su entregado público-, consiguieron que la lluvia fuera lo de menos. Se les veía muertos de ganas de traer la fiesta al festival, y ya llevaban varios días anunciándolo. También es cierto que hubo algún problema de sonido que no nos permitió disfrutar de ellos al 100%. No obstante, su show tan Hortera inundó de color rosa y sonidos disco un festival que parecía encantado con ello. Allí vivimos la puesta de largo de su último disco, pero también disfrutamos de algunos de sus éxitos anteriores como Playa, Chicas, El sitio perfecto, La ruta del amor, Satánica o su siempre incombustible No Gires.

Llegados a este punto, tocaba dividirse para llegar a tiempo a la parte final del concierto de Cora Yako. El Escenario Calaverita se mostraba bastante descongestionado, seguramente como fruto de haber vivido varios platos musicales fuertes en el resto de escenarios. Esto nos permitió disfrutar de cerca del directo de la banda mallorquino-madrileña, que tomó prestada la mencionada carpa para presentar en directo su primer disco, Una de los nuestros (2020) ante el público de Benicàssim. Sin duda, toda una explosión de sonido indiepop con guitarras afiladas que en directo solo puede ir a mejor. La pena, una vez más, fue no poder disfrutar del mismo al completo, al coincidir con el concierto de Cariño. Solo pudimos escuchar los últimos temas de la banda femenina. Sin embargo, fueron suficientes para confirmar que son pura frescura para el panorama musical actual.

Llegados a este punto, tocaba poner fin a la maratoniana primera jornada del SanSan Festival 2021 desde el Escenario Calaverita. De ello se encargaron MondoInSonoro, poniendo a bailar a los últimos supervivientes a golpe de DJ set. Ellos fueron quienes nos arrancaron de cuajo las últimas energías que nos quedaban. Energías que no eran pocas teniendo en cuenta la ilusión que nos hacía volver a vivir un SanSan Festival a todos los allí presentes.

Os dejamos una galería con las fotos que la lluvia nos permitió sacar en esta primera jornada:

REDES SOCIALES

¡No olvides seguir al SanSan Festival en sus redes sociales!

Twitter     Instagram     Facebook     Spotify     Youtube

2 comentarios

  1. Pingback: El SanSan 2022 sorprende con sus nuevas confirmaciones - T L A

  2. Pingback: Lluvia de confirmaciones y nueva imagen para el SanSan 2022 - TLA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.