Siesta Inuit invita a ser pacientes y confiar en “Todo saldrá bien”

La historia de Siesta Inuit comenzó a escribirse en mayo del año 2005. El proyecto está liderado por Nathanael Palacios (1975), un toleado afincado en Alcázar de San Juan (Ciudad Real). Allá por entonces, se cumplían diez años de la disolución de su anterior banda, La última merienda, fundada en 2001. Tras aquel proyecto, que permaneció activo durante cuatro años, Nathanael Palacios sintió la necesidad de seguir creando canciones. Para ello, fundó Siesta Inuit, una banda que inicialmente estaba formada por él a la voz y por Alberto Octavio (guitarra) y Miguel Palacios “Pande” a la batería. A ellos se les unieron Orlando Barco (bajo) y Tacha Olmedo (guitarra) para conformar Siesta Inuit.

La banda presentó su primer disco, “La consulta de Freud”, en una abarrotada Sala Costello (Madrid) en abril de 2016. La acogida entre el público y los medios fue buena, y esto les permitió iniciar una gira por diversas localidades de la región castellano-manchega. Luego, casi seis años después y con una pandemia entre medias, Siesta Inuit volvió a sorprendernos con “Namasté” (2021). Este segundo trabajo, publicado en junio del pasado año, nos dejaba diez canciones –una de ellas, “Azúcar y Sal”, que fue compuesta, grabada y tocada con La última merienda- de un maduro sonido cercano al pop-rock. Resulta una delicia perderse entre sus guitarras de sonidos sintéticos y por sus violines o vientos elegidos con tremendo encanto.

Con “Namasté”, Siesta Inuit nos propone todo un viaje desde el pasado a través de los sueños. Sus melodías, que casi parecen envueltas en el más bonito papel de regalo, nos permitirán disfrutar de un espacio silencioso, presenciar un viaje a la India en temporada de monzones, regalarnos un baño en una piscina en el desierto, zambullirnos en el festival de teatro de Aviñón (“Avignon”) o, incluso, navegar por los universos de Edgar Allan Poe (“Los cuentos de Poe”). Y, por si fuera poco, el colofón final viene marcado por unas exquisitas panorámicas (“Plantado en un jardín”) que nos hacen ver que, nos guste o no, estamos en este mundo de paso y no somos más que una estrella fugaz en medio de una galaxia infinita.

Este trabajo fue grabado, mezclado, producido y masterizado por Alberto Octavio en Estudios Alicante 31 (Madrid). Además, en su grabación intervinieron Miguel Palacios “Pande” (batería), Nacho Muchoz (trompeta), Luis Chacón (trombón), Lourdes Manzaneque (violín), David López Sáez (piano), Pilar Galindo (coros), Héctor Ramos (coros), Alberto Octavio (guitarras acústicas y eléctricas, bajo, teclados y sintetizadores) y Nathanael Palacios (voz principal y coros).

Del mismo rescatamos hoy el penúltimo corte, “Todo saldrá bien”, compuesto antes de la pandemia. Lejos de ser un himno a lo vivido durante el confinamiento, como puede hacernos creer su título, esta canción hace referencia a esa situación personal en la que, aunque parece que las cosas no nos salen como quisiéramos, debemos agarrarnos a la esperanza y confiar en que todo vuelva a ponerse en su sitio con el paso del tiempo. ¡Dale al play y descúbrelo!

 

LYRIC VIDEO DE “TODO SALDRÁ BIEN” – SIESTA INUIT

 

REDES SOCIALES

¡No olvides seguir a Siesta Inuit en sus redes sociales!

Twitter     Instagram     Facebook     Soundcloud     Bandcamp     Spotify

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.