Crónica del Cooltural Fest 2018

Tras el anuncio del nacimiento del Cooltural Fest a finales del año pasado y viendo el gran nivel de su cartel, no tuvimos ninguna duda a la hora de conocer de primera mano este nuevo festival.

Y por fin llegó agosto y con ello nuestro ansiado viaje a Almería. El festival dio comienzo con Marban, grupo ganador del concurso de bandas organizado en los meses previos al festival. Sin embargo, debido a las largas colas para conseguir nuestras pulseras de acceso al recinto, no pudimos entras hasta que sonaban los últimos acordes de Shinova, banda encargada de abrir el grueso del cartel del Cooltural tras el encendido del ferial de Almería. 

Rápidamente, y con puntualidad casi británica dio comienzo el set de Iván Ferreiro, una de las actuaciones sin duda más esperadas de todo el festival a la vista de la cantidad de gente que abarrotaba el recinto (¿demasiada quizás?). El Gallego hizo un repaso por los temas más importantes de su carrera, sin olvidarse del mítico ‘Años 80’ de Los Piratas que hizo las delicias de todos los asistentes.

Tras el concierto de Iván Ferreiro, tocó cambio de tercio radical gracias a la siempre solvente y contundente pisicodelia de Ruffus T. Firefly. La banda madrileña nos hizo bailar con los temas de su último trabajo ‘loto’, continuación del maravilloso ‘Magnolia’ del cual también tocaron una buena parte de las pistas que lo componen.

El rock en estado puro cogió el relevo en el Cooltural en cuanto Sexy Zebras saltaron al escenario. Saltos y pogos sin control se repitieron una y otra vez durante su actuación y es que esta banda cada vez congrega más adeptos en sus shows.

Para terminar la primera jornada de festival, ya casi a las 5 de la mañana Varry Brava inundaron Almería con su ‘Furor’. Sorprendía ver a la gran cantidad de gente, que pese a la hora, decidió quedarse a gastar sus últimas energías bailando con los oriolanos. Sin duda, la banda está en su mejor momento y es que su último trabajo nos ha dado un montón de nuevos hits que añadir a los ya míticos ‘No Gires’, ‘Fantasmas’ o ‘Radioactivo’.

Bien entrados ya en la mañana, nos despedíamos de la primera jornada del  Cooltural con muy buenas sensaciones pese a algunos pequeños errores como las colas al acreditarse o la patente falta de baños y barras, los cuales son totalmente comprensibles teniendo en cuenta que estamos hablando de la primera edición del festival.

Pocas horas después de acostarnos, el despertados nos avisaba de que quedaba poco para que empezasen los conciertos matutinos del Cooltural. Sin embargo, en esta ocasión el sueño ganó la batalla y nos perdimos las 2 primeras actuaciones del día. Por suerte, si que llegamos a tiempo de disfrutar de Nunatak. Los murcianos estuvieron sublimes en su set acústico y consiguieron congregar a tanto público que la carpa destinada a proteger a los asistentes del sol almeriense se quedó pequeña. Incluso se animaron a terminar su set bajando del escenario y sentándose en el césped entre el público; todo un lujo para los asistentes. Sin duda el escenario de la playa fue un gran acierto para empezar el día de una manera musical y relajada.

Tras Nunatak, y en lo que fue toda una carrera contrareloj recoriendo Almería, nos dirijimos al escenario del centro de la ciudad para disfrutar del espectáculo de Kitai. Porque lo de esta banda, fue un auténtico espectáculo desde que pisaron el escenario. De nuevo, disfrutamos de otro escenario lleno hasta los topes y confirmando el éxito del festival.

Ya bien adentrados en la tarde, volvimos al escenario principal del festival y nos encontramos con algo que no suele ocurrir y que sin duda habla muy bien de la organización del Cooltural. Los organizadores habían escuchado las quejas que los asistentes dejaron el primer día y se habilitaron nuevos baños y barras para que el segundo día fuera aún mejor que el primero. Además, se agilizó la puesta de pulseras por lo que prácticamente no quedó rastro de los pequeños problemas detectados en la primera jornada.

De nuevo, con gran puntualidad, Carmen Boza subió al escenario en una actuación en la que se dejó el alma. Se notaba que estaba a gusto en el escenario lo que se transmitió al sorprendente número de asistentes que prácticamente llenaron el recinto ya desde la primera actuación del día. Tras ella, llegó el turno de Nixon. Jugaban en casa, y eso se notó. Su concierto fue tremendamente coreado e incluyó incluso una pedida de mano sobre el escenario.

Cayendo la noche y con el recinto totalmente abarrotado, los ritmos tropicales comenzaron a sonar de la mano de Carlos Sadness. El artista se entregó a un público que no paró de bailar durante todo el concierto. Y de un artista que poco a poco va consolidando su carrera, nos trasladamos a una banda que celebraba sus 20 años en el candelero. Sidonie saltaron al escenario con un set en el que hicieron un recorrido por los temas más míticos de su discografía. Los catalanes fueron de los más coreados de la noche, y como ya viene siendo costumbre, incluso se entremezclaron con el público para cantar ‘Un día de mierda’.

Poco después de la 1 de la madrugada, llegó uno de los platos fuertes del festival. Izal presentaban su ‘Autoterapia’ por primera vez en Almería y la expectación era máxima. Con una escenografía cada vez más trabajada, la banda se metió en el bolsillo a los miles de coolters que hicieron que el sold out del festival se notase más que nunca. Desde las más nuevas ‘Pausa’ o ‘El pozo’ hasta las míticas ‘Magia y efectos especiales’ o ‘Qué bien’, no hubo ni un momento para parar a respirar, todo fue música, bailes y comunión con el público.

Cerrando el escenario principal, se sucedieron el folk de La M.O.D.A. que cada vez gana más adeptos y la electrónica de ELYELLA DJS a quien nadie puede resistirse y quienes sorprendiendo incluso invitando a un coro góspel al escenario. De nuevo, cuando ya casi se intuía el sol de nuevo, nos dispusimos a reponer fuerzas para los conciertos que quedaban en la mañana del domingo.

Una vez más, el despertador nos avisaba de que llegaba la hora de disfrutar de los últimos coletazos del festival y esta vez corrimos mejor suerte y llegamos al escenario playa-acústico a tiempo de deleitarnos con los temas de Neuman en una carpa en la que no cabía ni un alma, pese a que se habían añadido nuevas zonas de sombra respecto al día anterior. Pero la cosa fue más y cuando llegó el turno de Viva Suecia, el césped de la zona se ocultó bajo los pies de los cientos de coolters que pese a las pocas horas de sueño no querían renunciar a disfrutar de una de las bandas más codiciadas actualmente. Pese a que aún quedaban algunos conciertos en el escenario del centro de la ciudad, el largo viaje que teníamos por delante para volver a casa nos hizo quedarnos con la espinita de haber disfrutado de los directos de El imperio del perro y de Dinero, esperamos poderles ver en futuras ediciones del Cooltural.

En resumen, la primera edición del Cooltural Fest, nos ha dejado un sabor de boca inmejorable, ya que pese a los inevitables fallos de una primera edición, la organización ha superado todas las expectativas y ha conseguido que pareciese que el festival estuviese ya más que consolidado. Mención especial para el community manager del festival, que con su simpatía y su paciencia, respondió a todos los comentarios en redes sociales y nos tuvo informados de los conciertos a los que por los solapes, nos fue imposible asistir. Con todo esto, el Cooltural Fest parece tener un futuro prometedor, y esperamos poder volver a disfrutarlo el próximo año.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.