Crónica WAM 2017: Día 1

Tras la cancelación del SOS 4.8 a finales a finales del año pasado, creíamos que este año nos quedaríamos sin la cita festivalera de rigor en Murcia. Sin embargo, hace escasos 2 meses, se anunció la creación de un nuevo festival, el We Are Murcia festival (WAM para los amigos) que se celebraría aproximadamente en las mismas fechas que el extinto SOS 4.8 y utilizaría el mismo recinto.

Y por fin, llegó el gran momento, la puesta de largo del WAM Festival, y el equipo de Toma La Alternativa estuvimos allí para contaros todo lo ocurrido en la primera edición de este joven, y os adelantamos que prometedor, festival.

Eran casi las 7 de la tarde cuando llegamos al recinto del festival con altas expectativas e incertidumbre a partes iguales. En este punto ya nos llevamos la primera sorpresa positiva de la jornada; pese a que ya había bastante gente entrando al recinto, la gran cantidad de puestos de acreditación y la buena operativa de la organización propiciaban que no hubiese que esperar nada de cola para entrar, hecho que se mantuvo a lo largo de todo el festival.

Nada más entrar, empezamos a escuchar de fondo a Los enemigos que tocaban en ese momento en el escenario Thunder Bitch. Sin embargo, nosotros nos decantamos por conocer el más modesto escenario Punta Este donde Kuve ponía el sabor murciano a la tarde.Nos sorprendió gratamente la cantidad de público que, pese a ser el primer concierto de la jornada y al calor, fue a disfrutar de su directo. Para nosotros fue la primera vez que veíamos a Kuve en vivo y su frescura y simpatía nos conquistó.

Tras Kuve corrimos a inaugurar el escenario Estrella de Levante donde, tras la cancelación a última hora de Sidonie por problemas logísticos, sus sustitutos Viva Suecia ya habían comenzado su set. De nuevo otro grupo de la tierra que congregó a una buena cantidad de público. Sin duda, estamos ante uno de esos grupos que darán que hablar y en poco tiempo estarán entre los más grandes del panorama ya que, pese a su relativamente corta trayectoria, cuentan con hits como «Bien por tí» que hicieron que todo el público se viniera arriba.

Y después de disfrutar de grupos jóvenes, llegó a hora de los ya veteranos Niños Mutantes. Precisamente esa experiencia, se nota. Disfrutan del escenario como el primer día y lo controlan como pocos artistas. Presentaron su nuevo disco, ‘Diez’ pero sin olvidar aquellos temas con los que engancharon a toda una generación como «Hermana mía» o «Errante».

Y tras nuestros mutantes favoritos, llegó el turno del primer grupo internacional y uno de los más esperados de la jornada, Future Islands. Directos desde Estados Unidos llegaron al WAM para hacer disfrutar a los miles de fans que esperaban ansiosos su regreso a los escenarios españoles. Sus melodías y los bailes del vocalista de la banda hicieron las delicias de todos los presentes.

Al termino de la actuación de Future Islands llegó uno de esos momentos en los que nos hubiera gustado poder dividirnos ya que mientras que en el escenario Thunder Bitch tocaba Belako, en el Punta Este, era el turno de Future Thieves. Finalmente, tras reponer fuerzas y disfrutar brevemente de los Djs que amenizaban la zona VIP del festival, la balanza se decantó a favor de los segundos ya que era la primera vez que teníamos la oportunidad de verles en directo. Definitivamente, no nos arrepentimos de nuestra decisión. Pese a que el público que asistió a su concierto, no fue muy numeroso, Future Thieves se dejaron el alma sobre el escenario transmitiendo un buenrrollismo que te atrapaba aunque no te supieras sus temas. Tras su concierto, nos quedamos con la sensación de que la banda era merecedora de actuar en uno de los escenarios principales del recinto. Esperamos que en futuras ediciones se pueda arreglar  esta pequeña injusticia.

 

Y llegados a este punto, y casi sin tiempo para respirar llegó otro de los puntos álgidos de la noche. White Lies saltaban al escenario principal para meterse al público en su bolsillo con su particular mezcla entre el post-punk y el rock. Un recinto abarrotado dio buena fe de ello a pesar de que el grupo no pasa por el momento álgido de su carrera.

Nada más acabar la actuación de los ingleses, llegó el turno de Second. Jugaban en casa, y eso se notó. La multitud coreó hasta la última de sus letras desde su último trabajo, «Viaje iniciático» hasta sus grandes clásicos como la ya mítica «rincón exquisito» que con lluvia de confeti incluida.

Nada más acabar su actuación, una verdadera marea humana se desplazó rápidamente al escenario principal del recinto donde sin hacer esperar a los presentes, Fangoria saltó al escenario con uno de los mejores shows de la noche. Bailarines, una original escenografía a base de mapping y mucha purpurina para un concierto que, pese a la sombra del playback, hizo que hasta el último de los casi 23.000 wammers que llenaron el recinto bailasen sus míticos temas. «A quién le importa», «Absolutamente», «Dramas y comedias» o la más reciente «Espectacular» fueron algunos de los temas más coreados. Sin duda, Fangoria son un espectáculo en si mismos y vayan donde vayan, y le pese a quien le pese, arrasan.

Tras Fangoria, por fin tuvimos unos minutos para descansar y coger fuerzas. Y menos mal que los aprovechamos porque haciendo gala de la mítica puntualidad inglesa, Editors tomaron el escenario principal del WAM cuando solo quedaban quince minutos para las 3 de la mañana. Precisamente el horario de este concierto, fue una queja generalizada entre los asistentes ya que quizás hubieran cuadrado más tras White Lies en lugar de después de Second y Fangoria. Sin embargo, la banda estuvo sembrada y consiguió que el recinto se mantuviese lleno de gente durante su actuación.

Finalmente, haciendo acopio de las pocas fuerzas que nos quedaban tras casi 10 horas sin pausa, llegó el que para nosotros sería el último concierto de la noche. Carlos Areces y Aníbal Gómez, o lo que es lo mismo, Ojete Calor, conquistaron el escenario Thunder Bitch  con sus letras desvergonzadas y su sentido del humor. Comenzaron su set con una versión sorpresa de «Bailar pegados» de Sergio Dalma, para ir encadenando un tema tras otro hasta llegar a los esperadísimos «Viejoven» y «Tonta Gilipó» con los que todos los asistentes bailaron y rieron apartes iguales.

Ya rondaban las 5 de la mañana cuando acabó la actuación de Ojete Calor y pese a que aún quedaban por delante las actuaciones de Women Beat y de The Magician, llegó el momento de descansar para poder disfrutar de la segunda jornada de esta primera edición del WAM festival cuya crónica podréis leer en nuestro blog muy pronto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.