Entrevista a St Woods: un talento nacional que parece no tener techo

Hace tan solo unas semanas nos encontrábamos repasando la vocacional historia de St Woods, desde la calle hasta la cima. Por si todavía alguien vive en pecado al no haber descubierto su música, podríamos decir que el de Tres Cantos es un músico autodidacta que, sin necesidad de presentar una larga trayectoria, ya ha demostrado ser uno de los mayores talentos de la música nacional. Además, lo mejor de todo es que parece no tener techo, por lo que aún nos queda talento por disfrutar.

Su trayectoria musical comenzó en medio de un Erasmus en Bélgica, cuando pretendía continuar con su formación en empresariales. Sin embargo, terminó descubriendo que su verdadera vocación en la vida no era aquella sino dedicarse plenamente a la música. Así, su vida dio un giro y comenzó a tocar en las calles de Londres, Bruselas, Budapest o Ámsterdam. Más tarde, se lanzó en la creación de sus propias canciones, y su primer EP “Lessons” (2017), le convirtió en un artista de enorme proyección. Algo que no solo confirmó sino superó en su disco debut, “Bones”, uno de los álbumes destacados del presente año.

Tan solo unos meses después, el artista madrileño sigue deleitando al mundo con la honestidad de sus canciones. De hecho, aprovechamos el lanzamiento de su último single, “My Honor”, para compartir unos minutos de charla con él. En ella, nos cuenta dónde nació su relación tan especial con los bosques, la sensación tan fuerte de equipo que le une a sus seguidores o cómo perder el norte le llevó a escribir uno de los discos más importantes del panorama nacional. Pasen y lean.

 

Entrevista a St Woods – TomaLaAlternativa

 

  1. Empecemos por los inicios: ¿Por qué decidiste bautizar así a tu proyecto?

Cuando ya pensaba en formalizar mi proyecto musical, allá por cuando tocaba en la calle, me ocurría que siempre que me preguntaban cómo me llamaba. La gente de fuera de España no entendía que Nacho era un nombre (además de una patata frita). Comedia aparte, quería bautizar el proyecto con un nombre que no implicase ser un cantautor con nombre y apellidos y así abrir la puerta a futuras incorporaciones en el proyecto. Por aquel entonces componía mucho en bosques, y la conexión con la soledad que me producen fue la que acabó haciendo que St Woods sea St Woods.

 

  1. Cuando apenas eras un chaval, ya fantaseabas con crear una banda con tus amigos, y de hecho llegaste a hacer alguna que otra locura por acercarte a Green Day. Ahora que estás viviendo esta experiencia desde el lado del artista, ¿cómo llevas el fenómeno fan? ¿has vivido alguna situación parecida con algún seguidor? 

Pues la verdad es que es algo que, como artista, no llego a comprender. Tiendo a pensar que la peña está loca y fuma doscientos porros al día (risas).

Me parece surrealista ver que hay gente que mima el proyecto tanto como yo mimaba mi pasión por mis ídolos. Me gusta pensar que al final toda esa gente es una parte más del proyecto. Me explico, tengo una sensación de comunidad y de equipo muy fuerte. Desde mi banda hasta mi manager pasando por toda la gente que me escucha y que viene a los conciertos. Literal, sin toda esa gente, yo no sería nada.

Más que situaciones parecidas, me hace mucha ilusión el hecho de ir creciendo con la gente que me sigue. Conozco a muchas de las personas que me apoyan, y me gusta mucho mantener ese contacto con los años. Un ejemplo muy claro es una chica majísima que se llama Yoli. Nos conocemos desde hace un montón y ella ha estado ahí desde el primerísimo concierto. Tener la confianza y el cariño de gente como Yoli hace que esto merezca muchísimo la pena.

 

  1. Siempre encontramos una estética extremadamente cuidada en tus videoclips, y de hecho se podría decir que son “de Goya”, pues has tenido la oportunidad de colaborar con 3 increíbles actrices nominadas a estos premios. ¿Cómo surgieron estas colaboraciones y qué aportaron a la puesta de largo de tus canciones? Si surgiera la oportunidad, ¿te gustaría poner banda sonora a alguna película? 

Pues surgieron de la manera más natural posible. He tenido la inmensa suerte de contar con gente increíble para mis videoclips. Desde las actrices hasta todo el equipo que lo hace posible.

Anna Castillo fue quien me presentó a Lara, que es la guitarrista de la banda. A raíz de ser amigos y enseñarle todo lo que hacíamos, surgió la idea de hacer un videoclip. Yo le propuse a ella, que dijo que sí al instante (Anna para estas cosas, y para todo, es un sol de persona). De hecho, fue Anna quien propuso comentarle el video a Greta. El resultado es y fue un rodaje precioso con un vídeo que me hizo llorar mucho.

Y con Nadia tres cuartos de lo mismo. Los dos coincidimos en el colegio de pequeños y la vida nos acabó cruzando de nuevo. La productora en la que ella participa (La Breve Historia) fue la encargada de realizar los videoclips, y toda la experiencia fue increíblemente reveladora y una maravilla.

¡Banda sonora me fliparía ponérsela a todas, la verdad! Pero si pudiese participar en alguna, “Her” sería brutal.

 

  1. Pese a esa facilidad que se desprende de tus directos, detrás de tus canciones hay mucho trabajo y un gran don. No solo compones y cantas, sino que has aprendido a tocar varios instrumentos de manera autodidacta. ¿Qué te ha aportado este método frente a otros métodos más clásicos de aprendizaje?

Me queda muchísimo por aprender y formarme todavía, eso seguro. Supongo que al ser autodidacta para este tipo de cosas, todo el contenido que aprendes es muy selectivo y va directo a tener un uso inmediato. Todo lo que aprendo e investigo a nivel musical va dirigido a mejorar lo que estoy haciendo en ese momento y a la música que quiero hacer.

Yo intenté aprender guitarra vía solfeo y, a pesar de que lo veo súper necesario, a mí no me motivaba. Así que acabé aprendiendo en Youtube con canciones de Green Day y Sum 41. Pero todo llegará.

 

  1. Este mismo año has publicado “Bones”, tu disco debut. Lo que mucha gente no sabe es que detrás de este nombre y estas canciones, se esconde la historia de dos nuevas estrellas fugaces que iluminan el firmamento. ¿Cómo cambiaron tus planes a raíz de lo ocurrido poco antes de entrar al estudio de grabación? ¿Sentiste miedo en algún momento al mostrar tus heridas tan personales en las letras? 

El plan inicial de este disco era muy diferente al inicial. Yo tenía 20 demos que llevaba guardando un tiempo, y había reservado un par de semanas en Estudios Reno para grabar y ver qué pasaba. A un mes y poco de entrar a grabar en mi familia perdemos a dos personas que para mí lo eran todo. Eso me llevo a aislarme yo mucho y perder también amigos, pareja y un poco el norte en general.

Hice muchísimas cosas mal, fatal, y eso me ahogó un poco en un estado de apatía constante. Fue ahí cuando decidí apartar las demos que ya tenía y empezar a escribir un disco sobre todo lo que estaba pasando por mi cabeza.

Más que miedo, para mí el escribir estas cosas no deja de ser un intento de buscar empatía en los demás. Saber si lo que siento es normal, y si alguien más siente lo mismo. Sí que me daba miedo porque hay referencias y letras que dejan claro cosas muy feas y que a mí me dan mucho miedo, pero era lo que necesitaba. Este disco fue mi duelo.

 

  1. Este disco tan especial para ti tenía que estar grabado también en un sitio lleno de magia musical. Para la ocasión te decidiste por los míticos Estudios Reno. ¿Por qué escogiste estos estudios? ¿Cómo ha sido la experiencia de grabar entre unas paredes con tanta historia?

Llevaba queriendo grabar en Reno desde hace 6 años, 6 AÑOS. Admiro mucho lo que supone Reno como entidad, pero admiro mucho más la figura de Luca Petricca en este disco y en la música nacional.

Tiene un savoir-faire y una sensibilidad por la música que jamás he visto. Fue un absoluto regalo poder hacer este disco con su tutela y su visión. Honestamente, creo que no existe una versión mejor de este disco, todo lo que ocurrió en Reno para mí es inmejorable.

 

  1. Tras meses de dura batalla para demostrar que la cultura es segura y habiendo pospuesto el concierto previamente debido a la crisis sanitaria, por fin el próximo 4 de febrero presentarás tu disco en el Teatro Lara de Madrid con casi todo vendido. ¿Qué se siente al parecer que vas a conseguirlo después de haberlo intentado de mil maneras distintas? ¿Qué puedes adelantarnos que vamos a vivir en ese show tan especial?

Pues la sensación principal es un alivio y un resoplo que ha durado un añito entero. Llevábamos preparando este concierto durante mucho tiempo. Era mi particular capricho de presentar el disco en un sitio tan especial como el Teatro Lara. Ver que las entradas se agotan y que vamos a colgar el cartel de sold out es algo que escapa a mi entendimiento.

Es una pasada y aumentan mucho las ganas de querer tocar. Va a ser un concierto muy especial con la banda entera, con canciones nuevas, con posibles colaboraciones y con muchas, muchas sorpresas :):):)

 

  1. Llegamos a la parte final de la entrevista, en la que te pedimos que nos recomiendes algunas canciones (tuyas o de otros artistas) para conocer un poquito más a fondo la banda sonora de la vida de St Woods. ¿Qué canciones nos recomendarías para estas situaciones que te proponemos?

– Momento de relax en la ducha

“Easy” de Troye Sivan. Más que relax, para cantarla a todo trapo (risas).

– La última canción que te ha volado la cabeza

“Always I’ll Care” de Jeremy Zucker

– Una noche contemplando las estrellas

“I know the End” de Phoebe Bridgers

– Esa canción que te ayuda en los momentos difíciles

“Holocene” de Bon Iver

– El viaje que recordarás toda tu vida

“Old Pine” de Ben Howard

 

REDES SOCIALES Y PLATAFORMAS

¡No olvides seguir a St Woods en sus redes sociales y principales plataformas!

Twitter     Instagram     Facebook     Soundcloud     Plataformas digitales

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.