Marenitas reflexiona acerca del bloqueo creativo en su segundo EP

Es un placer para nosotros descubrir la historia de una cantautora joven con un prometedor futuro por delante. Hablamos de Marenitas, la artista canaria que, según confirma en sus redes sociales, pierde el dialecto cuando canta. Su historia es algo atípica, por aquello de que ella no soñaba con ser cantante cuando era pequeña. Su ideal de futuro era ser lo que ella llama metaforadora, pero su don para hacer canciones es innegable. Nos encontramos ante una artista disfrutona, que encuentra el verdadero placer en esas pequeñas cosas como comer o cantar. Esto nos lleva a confirmar que, con apenas 20 años de edad, Marenitas ya casi se ha pasado el juego de la vida. Y, no es por nada, pero aún le queda por delante ese prometedor futuro del que hablábamos antes.

Bajo este nombre artístico encontramos a María Núñez de Arenas, una joven natural de Santa Cruz de Tenerife. Confirmamos que la música, el teatro y el arte han estado realmente presentes en su vida desde bien joven. Lógicamente, todo ello le llevó a desarrollar una exquisita sensibilidad y una enorme madurez moldeadas por la cultura. Además, a esto hay que sumarle su formación en Comunicación Audiovisual y Periodismo, siguiendo formándose en la primera. Como podemos comprobar, María tiene una mente inquieta y creativa que le lleva a buscar nuevos desafíos constantemente. Uno de ellos es Marenitas, su proyecto musical en solitario con el que irrumpe de lleno en la escena musical alternativa. Lo hace en compañía de su guitarra acústica, con la que nos regala un maravilloso sonido que podría situarse en torno indiefolk con toques pop y synth.

En 2019, la cantautora tinerfeña nos sorprendió con su primer single, “La noche de las astronautas”. Apenas un año después lanzó una colección de dos temas nuevos y una versión renovada de su primer single, todo ello encuadrado bajo el nombre de “El Último Verano”. En este EP, la propia María fue la encargada de realizar la grabación, la producción y la mezcla. Además, el arte audiovisual corrió a su cargo, así como el maravilloso diseño de la portada. En sus letras, la tinerfeña contaba experiencias vividas en primera persona, como la lucha contra el miedo escénico o la reivindicación de madurez e inmadurez y, sobre todo, esas emociones que le habían llevado a ser quien era. Aún seguimos alucinando al recordar cómo aquella joven de dieciocho años de edad fue capaz de fabricar con sus propias manos un trabajo que ya queda para la posteridad.

Ya en 2020, Marenitas comenzó a componer su segundo EP con una pandemia de por medio. Sin embargo, comenzó a trabajar en su grabación en 2021, contando con la ayuda de Mariana Hernández (producción, mezcla, guitarras y coros) y Víctor García (masterización). El resultado es “Esculpir En El Aire” (2021), un EP en el que la tinerfeña plasma sus pensamientos durante aquel duro año que le llevó a sentir ansiedad y, en consecuencia, cierto rechazo por la música. Sin embargo, gracias a la desconexión y a sus hobbies Marenitas logró canalizar estos sentimientos y convertirlos en música. El resultado son cuatro canciones que hablan de esas barreras que anulan la inspiración de los artistas en la actualidad. Para darle título, la artista se inspiró en el libro “Esculpir en el tiempo” de Andrei Tarkovski, en el que el director de cine reflexionaba acerca de la creación artística en el cine.

El telón del EP se abre con “La canción que nadie esperaba”, un tema cargado de emotividad. El piano marca el camino a seguir, mientras su letra habla de esa incertidumbre que trae consigo el bloqueo mental. Todos hemos tenido esa sensación de impotencia al ver que la inspiración no llega, que solo se soluciona abandonando la ansiedad, dedicándose tiempo a sí mismo y dejando que la creatividad comience a fluir por sí sola. El segundo tema, titulado “La identidad digital del artista con poca salud mental”, fue un adelanto que conocimos meses atrás. Este tema, en palabras de la propia Marenitas, va dirigido “a todas aquellas personas que pertenecen al sector cultural o de la creación de contenido y que alguna vez se han sentido un poco Hannah Montana”. Lógicamente, su letra relata cómo las redes sociales se han convertido en una herramienta que el artista debe saber gestionar.

La segunda parte del EP comienza con “La generación de los seres de luz”, una oda a las frustraciones generacionales. Al final, los jóvenes españoles se han convertido en esa generación mejor preparada y, a la vez, más precaria. Resulta irónico, pero la situación actual sumada a las dos crisis económicas vividas en años anteriores ha moldeado, de alguna manera, nuestra forma de ser. Todo ellos les ha llevado a convertirse en seres de luz que viven a toda prisa y, casi sin darse cuenta, han desarrollado una tremenda autoexigencia y, de igual modo, un terrible miedo al fracaso. El broche de oro a este EP lo pone “A canción sen título”, un tema íntimo con aroma norteño. Se presenta como una despedida frustrada entre Marenitas y la música, de la que se sintió tan alejada durante meses.

Por suerte, tras aquel duro confinamiento las aguas volvieron a su cauce y Marenitas volvió a hacer música. La música es lo mejor que la cantautora tinerfeña sabe hacer e, indudablemente, su mejor herramienta para conseguir emocionarnos. Por todo ello hay que celebrar el lanzamiento de este EP, nacido durante un periodo de incertidumbre, miedos e inseguridades. A todos ellos los metió en un saco Marenitas y terminó convirtiéndolos en un trabajo íntimo, delicado y verdaderamente emotivo, que pone de manifiesto la necesidad de relajarse y de ver las situaciones con perspectiva para derribar el bloqueo creativo, así como todas las barreras que la vida pone a nuestro paso.

 

VIDEOCLIP DE “LA IDENTIDAD DIGITAL DEL ARTISTA CON POCA SALUD MENTAL” – MARENITAS

 

REDES SOCIALES

¡No olvides seguir a Marenitas en sus redes sociales!

Twitter     Instagram     Bandcamp     Spotify     Youtube

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.