La elegante voz de Javier Brenan cierra un círculo con doble single

Hace ya casi dos años nos aventurábamos a definirle como un mago de las melodías cuya voz es puro sentimiento. En aquel abril el confinamiento vaciaba las calles, mientras que la música de Javier Brenan llenaba de amor nuestros corazones. Su segundo single, “Afraid as Everyone” apareció en un momento realmente difícil para todos marcado principalmente por la incertidumbre. No obstante, su elegante voz siempre aparece para inundarlo todo de calma. Todo ello, por supuesto, partiendo de la ansiedad y la sensación de vulnerabilidad que tanto nos representaba por entonces. Así, mientras el mundo se convertía en un caos, el segoviano consiguió regalarnos tres minutos de paz en los que recordar todas aquellas cosas cotidianas que entonces echábamos de menos y quizá antes de aquello que no valorábamos lo suficiente. Gracias por tanto, Sr. Brenan.

Desde entonces, hemos tenido tiempo de sobra para echar mucho de menos ese enfoque musical tan particular de Javier Brenan. Desde que conocimos su single debut, “Takes a Lot Less” (2018), hemos podido descubrir un estilo muy amplio y ecléctico. Este sonido está encaminado hacia el pop-rock alternativo con toques de música americana, que tiene que ver con sus influencias. La música que escucha Javier Brenan es realmente variopinta, y va desde clásicos como Pearl Jam o Neil Young hasta la banda irlandesa The Divine Comedy, pasando por la hipnotizadora voz de Sara Bareilles. Todos han influido de alguna manera en el estilo de este cantautor, que presenta un enfoque particular en su voz. Además, su forma de composición se basa en la introspección, mirando hacia adentro para crear letras que hablan sobre la soledad, la rutina diaria, los miedos o ese impulso que nos mueve a cambiar nuestro mundo.

Hoy celebramos que este silencio de casi dos años en el que se ha visto inmerso Javier Brenan ya es historia. La realidad es que ya conocemos dos nuevos singles del artista afincado en Madrid, “Ice On My Throat” y “Epiphanies”. Ambos conforman un lanzamiento novedoso que busca cerrar un ciclo del que ya forman parte sus cinco primeros singles. El resultado son dos temas autoproducidos por Brenan junto a Guille Molina, con quien ya colaboró en sus anteriores trabajos. Además, el propio cantautor confirma que su idea inicial era presentarlas todas ellas en un EP, aunque por circunstancias personales y debido a la crisis sanitaria esto no fue posible. De ahí que hayamos ido conociendo poco a poco estas primeras canciones, con las cuales hoy cerramos un círculo.

En “Ice On My Throat” encontraremos un tema rock con toques grunge que va de menos a más. Su melodía nació en un acorde de “Mi” en el año 2016 tras un viaje del propio Brenan por Galicia. Una guitarra acústica, unas manos que la acariciaban con suavidad y lo demás vino después. El resultado es un tema liberador que nos transporta a resaca emocional tras un gran viaje, en el que el contacto con la naturaleza y los nuestros nos ha ayudado a encontrarnos con nosotros mismos y a volver a poner en el orden adecuado nuestras prioridades en la vida. De hecho, el propio Brenan habla así de su single: “esta canción es renacimiento, es movimiento hacia adelante, es sacudirse el barro, lanzarse al agua y salir renovado. Es echar a andar para fluir y después echar a correr en un sprint final para liberarse del todo”.

Por último, en “Epiphanies” encontraremos la cara más personal de un Javier Brenan que se ha atrevido a dejarse llevar. Este tema choca de bruces con sus anteriores por aquello de no tener estribillos pegadizos, pero tampoco los necesita. “Epiphanies” es un disparo al corazón a base de sonidos envolventes y acordes arpegiados de guitarra acústica. Además, su letra es una colección de pensamientos y emociones personales que se van uniendo en la búsqueda de respuestas. Se trata de un tema realmente especial para Javier Brenan, cuya composición le supuso un desafío: “fue un reto de meses ir y venir sobre la canción sin mucha fe hasta encontrar la música adecuada y hacer de toda esa letra algo sólido y emotivo”. Para hacerlo posible, el músico segoviano unió su talento al de Manu Clavijo (arreglos de cuerda) y Guille Molina (batería) para engrandecer esta bella canción.

Como decíamos anteriormente, con estos dos temas Javier Brenan cierra la primera etapa de su proyecto en solitario. Lo hace a lo grande, con cinco temas de estética y producción similar que le han dado a conocer públicamente. Con ellas, el compositor segoviano consigue desprenderse de incertidumbres y miedos a nivel creativo que son tan comunes en los inicios de un proyecto. Además, de alguna manera, con ellas también ha conseguido dar con la forma de un sonido realmente exquisito. No obstante, conociendo al propio Brenan, estamos seguros de que lo mejor está aún por venir. Disfruten de su magia.

 

REDES SOCIALES

¡No olvides seguir a Javier Brenan en sus redes sociales!

Twitter     Instagram     Facebook     Spotify     Youtube

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.