Máximo Pájaro nos regala caviar musical en su disco debut, “Verdades”

El día 10 del pasado mes de diciembre despegó definitivamente Máximo Pájaro,  el proyecto musical en solitario de Manuel Martínez. Lo de despegar no lo decimos solo por su nombre, sino también porque sus melodías se presentaban como ese impulso a correr en contra del viento sin mirar atrás. En él, el músico mallorquín invirtió su experiencia adquirida en proyectos anteriores (The Winonas, Hombrespájaro…) y volcó toda su ilusión. El resultado era un proyecto en el que conocer su forma más personal, creativa y libre de vivir la música. Sin duda, verdadero caviar musical para todos esos oyentes inconformistas que disfrutan escuchando a un músico con una capacidad de crear temas con mensaje que invitan a la mente a soñar.

Su primer single, “Lineas Rojas”, era todo un himno para superar las adversidades vitales en busca de la libertad. Además, su letra nos dejaba caer el truco para conseguirlo: armarse de valor y rodearse de personas que sumen. Con él, Manuel Martínez dejaba claras sus intenciones: crear con amor canciones con olor a naturaleza. Un sonido con matics orgánicos que tuvimos el placer de volver a encontrar en su segundo single, “Nudo”. En él, le cantaba la belleza efímera de la naturaleza a través de la cara más orgánica del rock alternativo. Eso sí, lo hacía a través de una letra que invitaba a dejar atrás el pasado para encontrar un nuevo camino. Pura sabiduría vital convertida en música, al igual que lo fue su tercer single, “Patas de elefante”. En éste, encontrábamos una melodía más pausada que recordaba al caminar de los elefantes, viviendo la vida a su ritmo.

Hace apenas unas semanas descubríamos su cuarto adelanto, “Verdades” que daría nombre a su tan esperado disco debut. Bajo este tema de guitarrero estribillo, podíamos encontramos un giro de tuerca a su sonido base de vientos y Rhodes. Además, no faltaba a la cita la cápsula de sabiduría que siempre encontramos en las canciones de Máximo Pájaro. En esta ocasión, el último adelanto que conocíamos nos invitaba a buscar y a recorrer nuestro propio camino, por muy diferente que sea al de los demás. Sin duda, se trataba de su creación más beatlemaníaco hasta la fecha, y el colofón perfecto a cuatro adelantos que, además de haberse llevado de calle a la crítica, también anticipaban uno de los trabajos más esperados del presente año.

Tras unos meses de espera que han resultado casi eternos, ya podemos disfrutar del disco debut de Máximo Pájaro: “Verdades”. Sin duda, nos encontramos ante un LP maravilloso en el que el músico mallorquín se ha dejado el alma. Así, este tan esperado trabajo se cimenta sobre dos bases: dedicación y absoluta libertad a la hora de crear. Además, el mallorquín se tomó con calma el proceso de grabación, que se gestó durante once meses en su estudio casero. En un enclave único situado en Selva, un pequeño pueblo junto a la Sierra de Tramuntana, tomó forma “Verdades”. Así, la belleza de aquel entorno se refleja en este disco bañado en naturaleza. Un trabajo que nace como un canto a la naturaleza, a la vida y a sus luces y sombras. Sin embargo, en este canto resalta más la positividad, regalándonos un viaje musical por la calma que desprende Mallorca.

Nos encontramos ante un trabajo autoproducido en su totalidad por el propio Manuel Martínez. Además, la mezcla ha sido obra de Michael Mesquida (Estudis Favela) y ha sido masterizado por Rafa Rigo (Urban estudios). Lógicamente, para darle forma a sus temas Manuel se ha rodeado de talento de primer nivel como el de Pedro Moyá (batería) o Lola Bortolotti (teclados). El resultado conseguido son once temas muy diferentes entre sí, que buscan no encasillarse en un único sonido. Así, si los desgranamos encontraremos entre ellos un sonido rock alternativo con destellos de pop, folk o electrónica. Lógicamente, estos estilos se van entrelazando a su antojo en cada tema, como si fuera una banda sonora. Al final, nos encontramos ante un trabajo que hará las delicias de aquellos oídos que buscan escabullirse del hastío.

Adentrándonos en él, encontramos un pedacito de vida del músico mallorquín, quien nos descubre sus reflexiones y experiencias vitales y hasta le dedica un tema realmente especial a su hija, “2006”. En palabras del propio Máximo Pájaro, este es un disco que navega a través de «La vida, el amor, el desamor, los sueños, los miedos, la amistad, el camino recorrido y el que queda por recorrer o la naturaleza, son el telón de fondo de un disco que invita a perderse entre sus canciones como si de una guía espiritual se tratase”. Nada más que añadir: denle al play y déjense llevar por la asombrosa belleza del sonido de Máximo Pájaro.

 

REDES SOCIALES Y PLATAFORMAS

¡No olvides seguir a Máximo Pájaro en sus redes sociales y principales plataformas digitales!

Twitter     Instagram     Facebook     Spotify     Apple Music

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.